Seleccionar página
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 Email -- 0 Flares ×

 

Que bueno esto que leo en el bolg de SNB:

CURSO ACELERADO DE COMO OPERAR EN BOLSA

“Una vez llegó al pueblo un señor muy bien vestido, se instaló en el único hotel de la localidad, se dirigió a las oficinas del periódico local, y contrató la inserción de un anuncio en la única página con que contaba el rotativo; el mensaje decía que estaba dispuesto a pagar diez dólares por cada mono vivo que le trajeran.

Los campesinos de la zona, que sabían que los bosques estaban repletos de simios, salieron corriendo a cazarlos. El hombre, como había prometido en el aviso, compró los cientos de monos que le trajeron a diez dólares el ejemplar.

Como ya quedaban muy pocos monos en el bosque y era difícil cazarlos, los campesinos perdieron interés, por lo que el forastero colocó un nuevo anuncio ofreciendo veinte dólares por cada mono que le trajeran, lo que nuevamente incentivó a los campesinos a peinar la floresta en busca de primates.

De nuevo fueron mermando los monos, por lo que el hombre elevó la oferta a veinticinco dólares, lo que devolvió a los lugareños a los bosques a capturar los pocos monos que quedaban, hasta que ya fue casi imposible encontrar ni un solo simio más. Llegado a este punto, el hombre ofreció entonces cincuenta dólares por mono.

Debido a urgencias en otros negocios, el hombre tuvo que ausentarse de la localidad por lo que dejó a cargo del asunto de los monos a un ayudante que a los efectos había hecho venir. Una vez que el hombre había abandonado el pueblo, su ayudante se dirigió a los campesinos diciéndoles:

Fíjense en esta jaula llena de miles de monos que mi jefe compró. Les ofrezco vendérselos a treinta y cinco dólares la unidad; así, cuando mi jefe regrese, se los venden ustedes por cincuenta tal y como ha prometido.

Los campesinos juntaron todos sus ahorros y compraron los miles de monos que había en la gran jaula y esperaron el regreso del jefe, pero desde el día en que se produjo la compra no volvieron a ver ni al ayudante ni al jefe. Lo único que continuaron vieron fue una jaula repleta de los monos que habían comprado con los ahorros de toda su vida”.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 Email -- 0 Flares ×
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 Email -- 0 Flares ×